Dos Hermanas tiene tradición de ciudad panadera. Un gremio panadero que está más vivo que nunca. Que respeta la tradición de las recetas de siempre, con la pasión de hacer un pan nazareno de calidad. 

Porque nazareno es el gentilicio de los nacidos en Dos Hermanas. Proviene, según la leyenda popular, del apellido de las hermanas Elvira y Estefanía Nazareno, que dan nombre a la ciudad.

Decir pan nazareno, es decir, pan de Dos Hermanas.

Según se menciona en el libro «Sevilla y la provisión de alimentos en el siglo XVI» de Gregorio García Baquero-López dice que: «El pan amasado en la ciudad no era suficiente para abastecer a la población de Sevilla, por eso una gran parte del pan venía de fuera. Y, otro historiador sevillano Alonso Morgado refiere que: «sin las infinitas panaderas de Sevilla, la proveen de pan cozido ordinariamente Utrera, Dos Hermanas, Alcalá de Guadayra, Alcalá del Río, los Palacios, Gandul, Mayrena, el Viso, Benajete, Coronil, los Molares, y otros muchos pueblos sus convezinos»

Una tradición panadera, con las obreras de la aceituna, las que despertaban a Dos Hermanas con su alegría, haciendo cola en las panaderías, a primera hora de la mañana. Comprando bollos, molletes, bobas, cantos, para comer en el almacén y después en sus casas con su familia.

Pan nazareno en la postguerra, que a falta de harina de trigo. Se hacía pan con harina de cebada, centeno y otro cereal al que llamaban “manión”. Pero, se continuó haciendo un pan orgullo de Dos Hermanas.

El pan de Dos Hermanas se logra mantener con vida en panaderías que continúan elaborando el más genuino pan nazareno. Como es el caso de Horno Al-Madain.


Horno Al-Madain,S.L.L

Horno Al-Madain creada en el año 2004, esta enseña nazarena es producto de la labor de auténticos profesionales que han aplicado sus más de 30 años de experiencia en el sector panadero. El saber tradicional y las modernas técnicas de elaboración del pan empleadas por HORNO AL-MADAIN, dan como resultado la creación de los mejores productos.